FIESTAS Y ROMERÍA

Vista general del santuario de Ntra. Sra. de la Encarnación
 
 
     Ya en el libro de actas anteriormente citado fechado en 1864 se declara "el espíritu religioso y devoción con que actualmente se celebra la festividad de la Virgen... según tradición antigua" y seguidamente da las fechas de culto en la villa desde su traida del santuario el domingo de Resurreción hasta su vuelta a la ermita el día de la Ascensión, periodo que coincide con el actual y que nos indica una tradición de varios siglos.

     El domingo de Resurreción a hombros de los mozos (a partir de este aņo también mozas), Nuestra Sra. recorre el trayecto desde el santuario a la villa de Carrión, acompaņada del mayordomo y multitud de fieles, y a eso de las cinco de la tarde hace su llegada al cementerio y la ermita de San Antón donde es recibida por las autoridades (Ayuntamiento y junta directiva) y aclamada multitudinariamente por miles de carrioneros.

     Posteriormente, sobre las nueve de la tarde-noche sale en procesión desde la citada ermita de San Antón, a la llegada a la plaza de la Constitución es recibida por una espléndida colección de fuegos artificiales, para posteriormente pasar a la iglesia donde todo el pueblo apiņado en torno a Ntra. Sra. le reza la Salve.

     Se completan las fiestas patronales con el lunes, martes y miércoles "de Virgen", en los que se realizan diversos actos en honor a la Virgen.

     El día de la Ascensión se hace igual recorrido, pero a la inversa. Empieza el día con solemne misa y acabada ésta, sale en procesión Nuestra Virgen de la Encarnación a hombros ya del primer relevo de mozos y mozas. A eso de las diez de la maņana se llega a las eras de San Antón donde el sr. cura ofrece un muy breve sermón de despedida, a partir de ahí, y a paso ligero de tambor se harán los cinco relevos de mozos-as que consecutivamente tendrán el honor de llevar sobre sus hombros a Nuestra Madre hasta su casa al pie de las ruinas de Calatrava.

     No hace el camino sola, sino que es acompaņada de los "vivas" de centenares de devotos romeros que la acompaņan en su camino, para ser recibida por todo el pueblo de Carrión trasladado en pleno durante este día al santuario de Nuestra Sra. de la Encarnación. LLegada emocionante, misa solemne, visitas y peregrinar constante para "hablar" con la Virgen ya en su trono y en general día de convivencia y fiesta entre todos los carrioneros, ya sean de nacimiento o de corazón, y todos los visitantes acogidos siempre con los brazos abiertos, disfrutando de nuestro santuario, la hermosa y extensa arboleda y en fin de todas aquellos servicios (alumbrado, servicios, kiosco-bar, fuentes, etc) que gracias al esfuerzo y generosidad de todos nuestros hermanos podemos disponer.